Preguntamos cómo sería la fiesta perfecta, la respuesta fue: una mezcla de arena y mar, Djs y electropop, buena onda y gente huapa. El resultado está aquí.
Nos hizo bailar, cantar, nos transportó a otro mundo y lo pasamos increíble. ¡¡¡Queremos más BOB SINCLAR!!!